lunes, 18 de mayo de 2020

Protestas insanas


Desde hace unos días salen a la calle cientos de ciudadanos a manifestarse en contra del Gobierno. Se quejan de que los comercios están cerrados y sus dueños necesitan trabajar. Alguien ha dicho que cuando el barrio de Salamanca protesta contra el Gobierno, es que el Gobierno algo está haciendo bien.
- Es muy cierto que en algunos hogares la pandemia supone una pérdida de ingresos, pero en otros muchos significa acudir a los comedores sociales para subsistir. No es lo mismo dejar de ganar que dejar de comer. 
- Es muy lícito que cientos de ciudadanos se congreguen en las calles para hacer una cacerolada de protesta contra el Gobierno. Lo que no es tan lícito es que lo hagan atentando contra la salud de los demás, sin respetar las obligatorias medidas de distanciamiento social.
- Es muy comprensible que cualquier dirigente político se pronuncie en favor de una protesta concreta, lo que no está nada bien es que ni el alcalde de la ciudad ni la presidenta de la comunidad obliguen a que todos, incluso los manifestantes que ellos apoyan, cumplan las leyes en los territorios que ellos gobiernan.
- Es muy sensato que se decida convocar una manifestación contra los desaciertos del Gobierno ante la pandemia, pero dista mucho de ello defenderla como una cruzada antibolivariana contra los bolchevismo soviético que gobierna nuestro país y la pandilla socialcomunista que nos dirige.
- Es muy legal que unos vecinos quieran exigir que no se mantengan más los comercios cerrados, pero no es lógico pensar que si frenar el avance del virus tiene un coste importante para todos, los privilegiados de un barrio o de una ciudad pidan que se les exima.
- Es totalmente constitucional solicitar permiso para manifestarse contra los expertos que dirigen la desescalada, pero no es honrado ni constitucional hacerlo incitando al odio, convocando a la sublevación militar, voceando máximas en favor de Franco y ondeando la bandera de la dictadura.
- Es defendible que esta que se ha dado en llamar la revolución de los cayetanos, arremeta contra un Gobierno que consideren lo ha hecho mal en su intento de salvar vidas humanas, pero que lo justifiquen diciendo que la causa es un gabinete chavista y estalinista es un tanto absurdo.
- Es muy político tratar de aprovechar los errores del contrario para tratar de sacar rédito en beneficio propio, lo que no es político es arengar a las masas para que se lancen a provocar un golpe de estado.
- Es muy cierto que conviene buscar otros canales de participación ciudadana además de acudir a las urnas cada cuatro años, pero no parece muy serio que cuando el resultado de las urnas no es el apetecido la forma de participación ciudadana que se proponga sea anular la votación liándose a puñetazos en la calle.
No vale. O aceptamos las reglas o rompemos la baraja. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario