domingo, 7 de noviembre de 2021

Nuestro ombligo frente al universo

Quizás la vida urbana nos lo impide y haya que culparla de que seamos como somos. Todo el mundo debería poder pasear por el campo de noche y pararse a mirar de frente y sin prisas esos infinitos mundos estrellados que se abren sobre nuestras cabezas. Ese simple acto nos puede ayudar a relativizar, a empequeñecer nuestro ego, a darle vueltas a esa peligrosas verdades absolutas que amenazan la sociedad. Quizás algo así de sencillo podría ser determinante para ampliar nuestros horizontes de tolerancia, para pensar en la posibilidad de otras culturas y otros universos distintos, para convencernos de la necesidad de desencorsetarnos, de una mayor apertura de miras, de lo absurdo que es discriminar a otro por su sexo o por pertenecer a una etnia determinada, o de plantearnos miles de esas cosas que no vemos por no levantar la cabeza. Paseando por el campo uno comprueba que el universo llega más allá de nuestro ombligo.

martes, 2 de noviembre de 2021

¿Una nueva Ley de Educación?

Cada legislatura una nueva Ley de Educación. En 40 años llevamos 8. No parece determinante saber si los alumnos necesitan una hora más de Matemáticas a la semana, si es conveniente que terminen sabiendo un poco más de Geografía o si es suficiente la competencia lingüística que adquieren en Lengua. Lo que se cocina detrás de todo eso es la perpetuación de un sistema educativo que tiene los días contados porque el mundo ya no es lo que era. Nunca se plantea una reforma para formar ciudadanos más dialogantes o más reflexivos, que es precisamente lo que necesitamos para que mañana el planeta subsista. Insistimos absurdamente en el manejo de una serie de herramientas obsoletas, que no son capaces de favorecer la necesaria alfabetización relacional de la población, ni de mejorar la interacción entre los hombres y las mujeres de este mundo intercomunicado. Ni la inteligencia artificial ni los robots nos llevan hacia mentalidades más universales, menos localistas. No tiene sentido enredarse en si hace falta una hora más de matemáticas, hay que avanzar en un proceso de aprendizaje global enfocado hacia ese nuevo mundo que nos empuja. En todas partes, en la escuela, en casa y en el Congreso urgen más clases diarias de empatía, de cooperatividad, de inteligencia emocional, de educación ciudadana, de responsabilidad social, de emprendedurismo colaborativo, de creatividad y de fomento del pensamiento crítico, porque todavía estamos lejos del aprobado. No debemos entretenernos en estudiar cómo seguimos enseñando lo mismo que hace 40 años, no hay que reformar la fachada, hay que zarandear los cimientos. Es imprescindible revolucionar la Ley de Educación para afrontar la realidad actual incluyendo nuevas asignaturas: Educación cívica, Formación global, Ecología y sociedad, Tolerancia cero, Responsabilidad con el planeta, Maltrato animal, Respeto a la diferencia, Conciliación y desarrollo, Espíritu colectivo, Desigualdad sexual y otras, materias fundamentales cuyo dominio es la clave del éxito para progresar hoy adecuadamente en nuestro día a día.

¿Llega el momento de pensar o repetimos el pasado?

     Es más que dudoso que todos estos jóvenes poco ilustrados que han estado un mes incendiando la calle gritando máximas de un calibre tan...