viernes, 2 de febrero de 2024

Convivir con el otro

    Mis amigos me quieren. No tengo ninguna duda. Conocedores de mi momento, tratan de inmunizar mi ego contra el ataque de este bicho que me ataca desde hace un año. Me alientan: “Afrontando esta guerra como tú lo haces, ya la has ganado”, “Tú eres muy fuerte, vencerás al bicho”, “Has librado con éxito mil batallas, en ésta también ganarás”. 

    Las agradezco todas de corazón porque sé que salen del alma, pero estoy convencido de que la única fuerza que tengo es la de estar entrenado para saber aceptar la realidad. Coincido sin querer con Nietzsche en que la voluntad es la verdadera esencia de la realidad. A la vez, no ignoro que hay muchas personas que se han enfrentado al cáncer con entereza y no han conseguido vencer. Tampoco sé muy bien en qué consiste esto de ganarle la batalla al cáncer, ni tengo sensación alguna de intentar derrotar a un enemigo. No quiero eliminar del mapa al bicho, lo mismo que no creo que sea solución exterminar a los palestinos ni a los independentistas catalanes para encontrar la paz. Yo lo que quiero es que ese tumor cancerígeno no sea mi enemigo, lo que quiero es convivir con él y tengo la esperanza de que, aunque complicado, sea posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El enano y yo

  Dicen algunas de las personas que me conocieron en mis años mozos que yo era guapa. Yo nunca lo pensé. Ni guapa ni fea, todo lo más con &q...